La cultura financiera: la Planificación Económica Familiar

Se dice que las familias, por lo general, son unas «ignorantes» en cuanto a aspectos financieros se refiere, aunque, todo sea dicho de paso los últimos escándalos financieros, como por ejemplo las preferentes…han hecho «despertar» a muchos ciudadanos  e interesarse por la  cultura financiera

El concepto de educación financiera es genérico y ambiguo no es un Master si no que son  o deben, a mi parece de ser,  una serie de conocimientos y conceptos básicos y dinámicos, es decir que varían y  amplían en base a nuestras experiencias y necesidades y que nos permiten tener criterio propio en base a nuestras nociones en temas de ahorro e inversión.

 

Como he dicho, la planificación económica, es un modelo dinámico y mutable en base a nuestras necesidades de cada momento…de jóvenes  debemos saber a valorar y comprender  en su justa medida el valor del dinero y el esfuerzo que implica conseguirlo

Sin embargo, se trata de un concepto mucho más amplio, e incluso más básico por los elementos que comprende no tiene porque ser complicado, de hecho no lo es y debería acompañar a los individuos en todas las etapas de su vida acoplándose a sus necesidades de cada momento.

A los niños les ayudará a comprender el valor del dinero y saber darle su justo valor,  a los mayores el conocimiento para tener correctamente el ahorro invertido y tener el gasto  y el endeudamiento bajo control e incluso  realizar previsiones.

La formación financiera  no evitaría, porque el nivel  «exigible» no es ni debe de ser tan elevado como para que no se produzcan escándalos , lo que evitaría, muy posiblemente es que fuesen de estos fraudes y abusos de menor  proporción ya que muchos tendrían criterio, prudencia y mesura y muchos, en consecuencia sabrían como reaccionar. La educación financiera, además, debe de comprender los conceptos y nociones básicas para no tener que caer en manos desaprensivas al endeudarse…

Nos tiene que enseñar a contabilizar los gastos necesarios y distinguirlos de los deseables pero no imprescindibles, también a calibrar nuestras compras en base, por supuesto a nuestros ingresos pero, también mesurar el esfuerzo que nos supone  conseguir el dinero para poder realizar el gasto deseado, si reflexionamos sobre el coste de esfuerzo que supone conseguir el dinero  tendremos un parámetro  para calibrar si las cosas son caras o baratas…

Respecto a los ingresos y en el «mundo idílico de yupi», por ejemplo,  la planificación familiar, nos enseñaría una vez recibido los  ingresos o las nóminas y antes de, en base a los gastos planificados, distribuirlos en las diversas partidas necesarias, apartar un 10% de nuestros ingresos para destinarlo a la jubilación e invertirlo  de inmediato y olvidarnos…

Esta acción descrita se debería, en su caso y momento realizar antes de distribuir el importe de la nomina entre los gastos porque si se hace al final, «con lo que sobre» muy posiblemente una vez atendidas nuestras necesidades y gastos el remanente sería escaso e insuficiente para cumplir la función de ahorro para la jubilación deseada…

Otra cuestión muy importante a tener en cuenta es el endeudamiento, lo ideal, es que el dinero de nuestras nóminas destinado al cumplimiento de nuestras  obligaciones financieras periódicas no debiera nunca exceder del 40% del total de nuestros ingresos regulares para no tener, teóricamente, problemas…otra cosa son los imponderables de quedarse sin trabajo que es impredecible….

En fin esta es o sería las ventajas y el porqué de la necesidad de realizar la planificación financiera o un diagnóstico económico familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba