Ojo con Hacienda si cambias las condiciones de tu hipoteca…

Si sopesa cambiar las condiciones de su hipoteca, más allá del tipo de interés y una ampliación de plazo, piénselo dos veces. La Agencia Tributaria ha aumentado los controles sobre estas operaciones y ha comenzado a exigir el impuesto de Actos Jurídicos Documentados en los cambios de valores de tasación, así como de sistemas de amortización o en la ampliación del periodo de carencia.

Así lo establece una consulta vinculante a la Dirección General de Tributos de 2014 que, según los despachos de abogados consultados, la Agencia Tributaria ha comenzado a aplicar. Ello afecta a modificaciones y subrogaciones de hipotecas. Los casos que solo impliquen cambios de interés o de plazo, según la Ley 2/1994, están exentos de tributar.

«Cuando un particular o empresa solicitaba un préstamo hipotecario debía abonar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados con el importe de la responsabilidad hipotecaria, es decir, el principal más tres años de intereses y costas. Ahora Hacienda interpreta que, ademas de tributar por la responsabilidad hipotecaria, se tribute también por el valor de tasación de la finca», apunta Juan Rodríguez-Loras, socio de Derecho Fiscal de Rousaud Costas Duran.

Este matiz en el criterio puede afectar especialmente a empresas con problemas de liquidez. «Se están solicitando muchas ampliaciones de hipotecas y los bancos están aprovechando para exigir a sus clientes que actualicen el valor de tasación de los inmuebles hipotecados para cumplir con determinados requisitos de la Ley de Enjuiciamiento Civil que les permita acudir a determinados procedimientos de ejecución hipotecaria en caso de impago del préstamo», describe Rodríguez-Loras. En esos casos, ahora se debería tributar por el valor de tasación lo que implica un mayor coste para acceder al crédito.

El impuesto de Actos Jurídicos Documentados depende de las comunidades autónomas, aunque los criterios para cobrarlo son comunes en todo el territorio. A rebufo de la recuperación del mercado inmobiliario, la recaudación del impuesto acumuló un crecimiento del 11,2% hasta otoño del año pasado.

Para este año, las regiones creen que este alza continuará. Cada región cuenta con tipos diferentes, desde el 0,5% de País Vasco, el 0,75% de Madrid al 1,5% de Cataluña Por ejemplo, un valor de tasación de 100.000 euros supone una tributación adicional de 750 euros en Madrid y de 1.500 euros en Barcelona.

Hay una posibilidad para recurrir cuando no se modifique la responsabilidad hipotecaria. «Habrá que ver en cada caso, y en cada comprobación. Pero los contribuyentes que hayan hecho una novación de este tipo podrían pelear el tema», zanja José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba