Ojo con las ofertas de préstamo que recibimos por mail…

Tras estas semanas o mes de habitual gasto y excesos, en donde es más habitual de lo deseado estirar  el brazo más que la manga y una vez  se han apagado las luces del árbol y, posiblemente, el último de nuestros familiares hace unos días u horas que se ha despedido hasta el año que viene… nos quedamos  con la soledad de nuestros pensamientos que empiezan a hacer balance de todo lo que nos  ha supuesto económicamente estas  fiestas…

Y, empezamos a agobiarnos y deseando que no llegue el final de enero, cuando nos notificarán y, deberemos liquidar el importe de nuestra tarjeta… que sabemos  elevada, es por que cuando…

Recibimos un correo ofreciéndonos un préstamo…

Y eso no «nos llena de orgullo»…pero si de satisfacción pues, justo en el momento que más lo necesito… me  ofrecen un préstamo por correo electrónico… con unas aparentes magníficas condiciones... en un momento de absoluta restricción.. ¡Que suerte!…

¿Seguro?…pensemos y como dije el otro día, apliquemos el sentido común …que, como también dije, en muchas ocasiones, no es el más común de los sentidos ya que, en este caso la necesidad nos puede hacer pasar por alto cosas que, en condiciones normales no nos pasarían…y de eso se aprovechan… así que Ojo con las ofertas de préstamo que recibimos por mail…

No te parece extraño que se dirijan precisamente a ti, sin conocerte, por correo ofreciéndote un préstamo y que además tienes la sensación, como así es, y  enseguida te darías cuenta en condiciones normales que es impersonal y habitualmente mal «traducida», parece y en muchos casos lo es mal traducida con un programa de ordenador…

Que aparte de un correo genérico (hotmail, gmail) habitualmente extranjero y rara vez corporativo  no tienes ni un sólo dato concreto ni objetivo que te sirva para identificar y localizar a tu interlocutor…

3º Que te solicitan que aportes «alegremente» una serie de datos personales de los que raramente daríamos…

En la mayoría de los casos, si accedemos a enviarles los datos que nos solicitan suelen contestarnos que, tu préstamo esta aprobado y que sólo necesitan «que les ingreses una pequeña cantidad» para cubrir los gastos de formalización previa a la firma y entrega del dinero…

Jamás, repito jamás entregues dinero alguno a cuenta de nada…  ES UNA ESTAFA…si, lo sé piensas que, «que cosas tengo»…es evidente que no se ha de ingresar o enviar nunca cantidad alguna… por eso quiero contaros…

Una historia real…

Estos «ofrecimientos» suelen realizarse normalmente antes y después de fiestas y también antes y después de vacaciones y…

Recuerdo unos clientes que vinieron a mi despacho a mediados de enero de 2009, en principio, como otros muchos que periódicamente, vinieron a consultarme si eran fiables estos ofrecimientos…evidentemente  les comenté lo aquí expuesto y les hice las lógicas advertencias pero…

La necesidad pudo más y les entregó el dinero «para los preparativos» y…al ver que no le llegaba el dinero…volvió a consultarme…esta vez la posibilidad de hacer un viaje relámpago de ida y vuelta el mismo día a Londres  a recoger el dinero…

Le habían dicho que, por una serie de problemas burocráticos había problemas para enviarle el dinero a España…él se ofreció para ir a recogerlos en Londres, -eran unos 9.000€- creo recordar…y le dijeron que…»ningún problema» que si se decidían le esperaban en el aeropuerto con el dinero…

Hice un par de llamadas a contactos que residen en Inglaterra puesto que me extrañaba que una vez ingresado el dinero siguieran aún con la historia y atendiendo a mi cliente y, le reiteré mi oposición más absoluta de que hiciera el viaje... puesto que la empresa era totalmente desconocida y que, en consecuencia, diera por perdidos los  más de 1.000€ entregados…pero que no se le ocurriese ir a Londres…porque era tirar más dinero…si es que además, apenas hablaba inglés, por insistir  no le pasa nada más gordo…

El cliente, un profesor de ESO (no pienses que era un inculto- aunque si un ingenuo-) volvió a no hacerme caso y, se fue a Londres…a perder el tiempo y su dinero…

 Tuvo suerte, muy pocas veces pasa en estos casos «desesperados» y al mes y medio, casi in ex-tremis para sus necesidades, le conseguimos un capital privado que pudo pagar a plazos y pudo salir del apuro…

La necesidad vuelve «ciegas» a las personas…cuidado con desaprensivos recuerda todo lo que debes saber sobre intermediarios financieros y, en caso de duda, «abstinencia»… y piensatelo bien antes de endeudarte 

Así que…Ojo con las ofertas de préstamo que recibimos por mail…

Si te ha gustado este post y deseas ayudarme, compártelo con tus amistades y contactos a través de las redes sociales. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba